sábado, 4 de febrero de 2023

"EL DELANTAL DE LA ABUELA" y "DEL OTOÑO AL INVIERNO" han recibido mención en el X concurso de microrrealtos Realidad Ilusoria.

 



"DEL OTOÑO AL INVIERNO"

Algo sucedió con los meses estivales. Pasaron de largo. Pudo ser un error en las rotativas al imprimir los calendarios o un transcurrir atropellado del tiempo. Quizás el Hacedor, ya senil, se olvidó de vaciar el cielo de nubes. Lo cierto es que no se escuchó estridular a grillos ni a chicharras; no hubo días de playa ni paseos en bicicleta y, lo peor de todo, me perdí los paraísos que los ojos almendrados de Marieta, me habían prometido el último verano al despedirnos.


"EL DELANTAL DE LA ABUELA"

La abuela empezó a morirse el día de su nonagésimo cumpleaños acuciada por un ataque de nostalgia. Añoraba al abuelo, que se fue a esa edad. Llenó la casa de sentidos suspiros y abandonó su pasión: el cuidado del jardín.

Se fue empequeñeciendo hasta que un día encontramos su cama vacía. Supimos que no volvería porque invadió la casa un repentino aroma de rosas y lavanda, de jazmín y azucenas, sus flores favoritas. La parte del delantal que cubrió su regazo se llenó de capullos multicolor, uno por cada secreto, cada risa y cada lágrima que sus nietas vertimos en él.

 


Estos dos micros han llegado a las deliberaciones finales en el X concurso de microrrelatos del blog Realidad Ilusoria.

sábado, 14 de enero de 2023

"PROPÓSITOS" Seleccionado enero 2023 en Concurso de Relatos sobre abogados

 


PROPÓSITOS

YOLANDA NAVA MIGUÉLEZ 

Propósitos para el nuevo año:

1. Evitar, o al menos reducir, la confrontación con su socio del bufete.
2. Conseguir que el número de comidas familiares con sus suegros se reduzca a una al mes.
3. Lograr el consenso entre él, sus hijos y su esposa para exponer a la parte contraria el punto anterior.
4. En caso de no lograr llegar a un acuerdo, buscar una alternativa a las reuniones, ejemplo: suprimir las paellas como plato principal, o en su caso, excluir de las mismas las judías verdes.
5. Si la resolución no le es favorable, apelar a la mediación de su esposa, ella, como parte vinculada a ambas ramas de la familia, es la más idónea para buscar soluciones.
6. Lograr plantear el asunto obviando que, su socio es además su suegro.

Una llamada le interrumpe. Es su socio, que le recuerda la cita del domingo para comer.

 

Relato seleccionado, para acceder a la pág pinchadaquí

miércoles, 11 de enero de 2023

"REPOBLACIÓN" Finalista anual en ENTC



 "REPOBLACIÓN"


Después de años de ausencia, una bandada de cigüeñas llegó al pueblo. Traían en sus picos tiernas criaturas que fueron repartiendo entre los vecinos. A Soledad le dejaron un infante de mofletes sonrosados, que logró que sus ropas atezadas mudaran a otras de colores vivos. En casa de los panaderos depositaron dos criaturas de piel trigueña. En el domicilio del alcalde soltaron un bebé orondo y dormilón, mientras que, la cotilla del pueblo, halló trillizas de mirada curiosa en su balcón.

El pueblo es ahora un lugar diferente. Hay muchos proyectos en marcha: reabrir la escuela, poner columpios en los parques, traer un pediatra al municipio…

Todos ansían el paso del tiempo para escuchar de nuevo el sonido de la infantil algarabía en sus juegos, en sus cánticos y risas. La Navidad, el Carnaval… cobrarán de nuevo sentido y las calles y las casas se llenarán otra vez de ruido.

Los vecinos pasean a sus criaturas con orgullo, aunque, celosos de sus bebés, nadie comenta sus inquietudes. Nada dicen sobre los apósitos que les han colocado en la espalda. En la intimidad de sus hogares apartan las vendas, vigilan las protuberancias y recortan con cuidado el incipiente plumaje.

Este relato formará parte del recopilatorio anual en papel de ENTC y entrará en las deliberaciones finales que optan a ganador anual en le concurso de relatos de ESTA NOCHE TE CUENTO. Además opta, dentro de la misma pág. de ENTC, al premio LINCE Montesdetoledo.

Para leer resto de relatos pinchadaquí


domingo, 18 de diciembre de 2022

"DEBILIDADES" Finalista mensual noviembre-22 en La Microbiblioteca

 

imagen tomada de la web

"DEBILIDADES"

A veces los náufragos perdemos la esperanza, por eso, en ocasiones, rellenamos botellas con mensajes en blanco y las lanzamos al mar. Es nuestra manera de rebelarnos contra nuestro destino, una pataleta disculpable, además de náufragos somos humanos. Aunque, debemos confesar que pasados unos días desde el lanzamiento, oteamos la orilla en busca de respuesta.


Este micro ha sido seleccionado en el mes de noviembre en el concurso mensual de La Microbiblioteca y aparecerá en la publicación en papel anual. Dejo el enlace para poder leer el resto de seleccionados aquí




martes, 14 de junio de 2022

"FUERA DE LUGAR" relato incluido en CONTAMOS TODAS libro de la colección CUENTENARIO NARRATIVA (Castilla ediciones).

 

                                                               Portada realizada por: Rosana Largo.

 

Dentro de esta maravillosa portada tengo la suerte de compartir espacio con 28 escritoras de gran valía. Otra alegría de las que dan las letras. Dejo aquí mi aportación a la antología con el relato "Fuera de lugar". Mi agradecimiento a la coordinadora del proyecto Celia Corral Cañas y a José Ignacio García por su Cuentenario en el que este libro tiene su hueco.

 

Este relato es una de mis pocas incursiones fuera del formato más breve, el microrrelato, en el que suelo moverme. Espero que os guste 

Os dejo aquí la lista de autoras:




 


"FUERA DE LUGAR"

La perfumería del Mercadona no es el mejor escenario para sucesos transcendentales, tal vez por eso, al encontrarnos, ella se quedó con una barra de labios congelada en la mano y yo no llegué a la estantería de los after shaves.

Habían pasado mil vidas desde el instituto. Dos mil desde la ESO y otras tantas desde el internado.

Ahora es rubia. Rubia de cejas morenas. Y su cuerpo ha cambiado tanto que no sé cómo he podido reconocerla. Miento. Lo sé. La mirada es la misma. Solo ella es capaz de mirarme con tanta hondura desde sus pupilas azules.

Tenemos que decir algo o este tiempo de silencio amenaza con dejarnos congelados en la sección de perfumería para siempre. Si estuviéramos en una película, se nos caería algo al suelo y al recogerlo y levantarnos nuestras caras quedarían pegadas y ¿quién sabe?, tal vez la escena se cerrase con un beso de esos que rompen cualquier hielo.

Pero no estamos en una película.

Estamos en el súper y afuera espera Sara con los gemelos. Seguro que ya está impaciente. Rodrigo es muy comilón y se acerca la hora de la cena, lo cual le tiene aún más irascible. Y Rubén, siempre a la sombra de su hermano, imitará todo lo que él haga, así que le hará los coros. Sara me reprochará haber tardado demasiado. Ella conoce todos los tiempos. Sabe cuánto se tarda en todas y cada una de las tareas. De casa a la oficina, diez minutos si llevo el coche, quince en el bus, treinta si voy caminando, si tardo un poco más lo disculpará si he parado a comprar el pan. Muchas veces le digo que me he encontrado algún conocido para justificar esos minutos de más.

Hoy lo haré.

Le diré que me he encontrado con alguien, preferiblemente alguien que ella no conozca, para que no pueda desmontar mi coartada.

Sí. También es experta en desmontar coartadas.

Antes no era así. Antes el trabajo ocupaba casi el cien por cien de sus pensamientos. Y el que le quedaba libre lo empleaba en planear viajes, veladas románticas o en sorprenderme con ropa interior de escándalo.

Antes.

¿Antes de qué?

Antes de que la despidieran. Era tan brillante. No había caso que se le resistiera. Pero debió renunciar al puesto que casi arruina al bufete. Lo correcto no es siempre lo más recomendable y se metió en un caso políticamente incorrecto desoyendo las recomendaciones de sus jefes.

 Después vino lo otro. Las comidas sin control. La bollería. Las horas de más en la cama. Los quilos.

Yo siempre estuve ahí. Y entre los dos volvió a ser la que era.

O no.

Volvió a su peso.

Volvió a leer. A ver series. Al gimnasio. A escuchar música.

Pero no volvió a buscar trabajo.

Se apuntó a Pilates. Y empezó a leer revistas de bricolaje, jardinería y decoración.

Compró un acuario gigante, en el que diminutos peces salpican de color la entrada de la casa. Tenemos también montones de macetas, algunas con plantas que antes no había visto, florecen cada una en un tiempo. Así que a nuestra vida no le falta color. Cambió también el de las paredes, no queda ni una blanca y en la habitación de invitados puso una cortina infantil que compró en Ikea llena de mariposas y pájaros. De colores.

Y dejó de tomar la píldora.

Yo consentí.

Parecía feliz. Otra vez feliz, por fin.

Y un día llegué a casa y me recibió con un Predictor con dos rayitas de color rosa. Empezaron “los días bebé”. Así los llamaba en mi cabeza. A los cuatro meses tuve que añadir una ese. Los días bebés.

La apoyé en todo momento. Compartí información sobre desarrollo fetal, le puse la crema antiestrías, le masajeaba los pies. Consultamos interminables listas de nombres para niños.

Hice un máster sobre gemelos. Sé todo sobre ellos. Por ejemplo, que la mejor manera de distinguirlos es por el ombligo porque es casi imposible que cicatricen igual. Aunque en toda la información que recopilé, no había ningún apartado en el que informasen de los cambios en la pareja. En ninguno de ellos explicaban que la madre iba a convertirse en un apéndice de los niños ajena a todo lo demás.

Ya éramos una familia. Se nos suponía felices.

¿Lo éramos?

Con los bebés llegó su depresión post parto. Le ocurre a más del diez por ciento de las mujeres. Hay terapia para ellas. Para mí no se planteó ninguna. Me acostumbré a ir al trabajo sin dormir, y ella empezó a preguntar por qué llegaba tan tarde, aunque llegaba a la misma hora.

Mi tiempo libre es de ella.

Por fortuna los niños van creciendo. Casi no se desvelan ninguna noche. La depresión pasó.

Las cosas cambian.

Pero nosotros no somos los mismos.

Ya no recuerdo las veladas románticas. La ropa interior sexy. Las risas.

Y ahora estoy en la sección de perfumería del Mercadona donde debo comprar dos paquetes de pañales talla cuatro y un after shave natural, mi piel ha cambiado y algunos me dan alergia, Sara no lo sabe, ella sabe qué tipo de cremas debe comprar para el cuidado de los niños, pero no sabe que mi piel es ahora sensible a ciertos productos. Pañales y after shave, me repito. Si llego tarde y sin esas dos cosas tendré que dar aún más explicaciones. Sobre todo, por los pañales. No pasará nada si no me afeito, pero los bebés no pueden estar sin pañales.

Sé que el tiempo sigue avanzando en el reloj, pese a que en esta sección todo está congelado. Las colonias, los desodorantes, los cepillos de dientes, todo perfectamente alineado, todo ocupando el sitio que debe.

Pero yo no. Yo no estoy en mi sitio. Ni María. María con su melena rubia y su mirada azul. Con ese cuerpo lleno de curvas, tampoco está en su sitio.

Y nada cae al suelo. Todo ocupa su lugar. No hay nada que nos obligue a acercarnos. Si fuésemos una escena de una película, seríamos una mala escena.

Son malos tiempos para el cine romántico.

Si nos agacháramos los dos a la vez, la distancia de seguridad impediría que nuestros rostros se rozasen y no pasaría nada diferente a lo que pasa ahora que estamos de pie.

Es María quien mueve la escena. Que sorpresa, Roberto, dice sin usar signos de admiración. Lo dice así: que sorpresa. Sin tilde en la e del que. Y se para. Ni siquiera utiliza unos puntos suspensivos, ella que tantas cosas dejó en suspenso cuando se fue. Yo le digo que parece otra persona, y enseguida me arrepiento. Pues claro que parece otra persona. Como no va a parecer otra persona si la última vez que la vi se llamaba Mario y tenía barba.

Me regala una mirada cargada de intenciones. Enrojezco. La sección de perfumería parece más viva. Aunque todo sigue en su sitio nosotros seguimos fuera de él.

—Me operé. Afirma.

—Estás perfecta.

—Perdí tu número. Suelto de repente. Y sin saber por qué pienso en Sara esperando afuera con los gemelos, mirando el reloj, contando los minutos. Seguro que me estoy pasando más de diez. O quizás sea sólo uno. Cuando estás en medio de una escena así, el tiempo pasa de manera diferente. Los relojes no saben cómo contar este tiempo. Mario-María me pregunta qué fue de mí. Qué fue de mí. Con tilde en la e del que. Cómo si ya no estuviera. Cómo si se lo estuviera preguntando a otro. ¿Qué fue de Roberto? ¿Se casó? ¿Tuvo hijos? ¿Es feliz?

—Me casé.

—Tengo dos hijos, Rodrigo y Rubén.

Rodrigo porque le gustaba a Sara y Rubén porque me gustaba a mí. Es curioso, los dos empiezan por erre. Sí, dos añitos ya. Ya llevan pañales de la talla cuatro, por eso estoy en esta sección, para comprarlos. Por eso y porque necesito un after shave para pieles sensibles, sí ahora tengo la piel sensible, las cosas cambian, ¿te acuerdas cuándo lo compartíamos en el internado? Recuerdo que usabas uno con alcohol, ahora no podríamos compartirlo. Por lo de la sensibilidad de mi piel, ya sabes.  Eso me lo callo, toda esta conversación tiene solo lugar en mi cabeza.

María atrapa el tiempo que nos queda y se lanza:

— ¿Eres feliz?

La pregunta me pilla por sorpresa.

Una señora anónima con mascarilla de colores y exceso de peso viene a rescatarme. Que si puede pasar, quiere coger una laca de uñas y estamos en medio. Su volumen hace que la distancia de seguridad no sea suficiente.

Mario-María no llegará a saber si soy feliz. La respuesta se queda suspendida en el hueco que le hacemos a la señora de la mascarilla arcoíris y cuerpo imponente. Me quedo mirando las piernas de la mujer, creo que su apariencia denota una “elefantitis” creo que se llama, pero no estoy seguro.

La escena se rompe con la melodía de “Walk of life” saliendo de mi teléfono, la pantalla se ilumina con la foto de Sara y los gemelos de fondo, es una foto de cuando nacieron los niños, debo cambiarla ya –pienso-, la mente va muy deprisa, es curioso la de cosas que pasan por la cabeza en un instante.

Me sonrojo pensando en que él-ella habrá recordado la canción.

Los Dire Straits eran nuestro grupo favorito. Y esa canción la que más escuchábamos.

—Tengo que irme.

Mario-María, perfora con su mirada azul las palabras que acabo de decir.

La frase cae fulminada a nuestros pies. Porque hace más de diez años que no nos veíamos. Porque la última vez que nos vimos Mario se iba y para despedirse me dio un beso, y no era el beso que un amigo le da al otro. Y pese al tipo de beso, en lugar de apartarme le correspondí.

Le correspondí y salí corriendo.

Y le quité de mis contactos. Y le bloqueé en las redes sociales.

Alguien rodea a Mario-María por la espalda.

Me fijo en el paquete que el recién llegado lleva en la mano. Son galletas con trazas de chocolate. A María le encantaban cuando era Mario, las compartíamos cuando veíamos alguna peli o escuchábamos música. Veo que le siguen gustando.

Hay cosas que no cambian.

— ¡Cariño, las encontré! Anuncia la boca del dueño de las manos que rodean la cintura de María.

Ella se aparta.

—Es Roberto, ¿le recuerdas?

El tipo me mira de arriba abajo.

—Roberto… alarga los puntos suspensivos y aprovecho para inspeccionarlo yo también.

 Encuentro algo familiar en él. Lejanamente familiar. La mascarilla entorpece la inspección. La mascarilla y el tiempo. No nos reconocemos.

Hay cosas que si cambian.

Es María quien tiene que desvelar las identidades.

 —Es Manuel, dice mirándome. Del colegio ¿no te acuerdas?

De pronto todo vuelve.

Los cromos de la liga a los que tuve que renunciar. Los cuadernos rotos. Las meriendas confiscadas.

Y contesto que sí, que lo recuerdo. Manuel, el que siempre me lo quitaba todo. Pero esa respuesta está sólo en mi cabeza, y en lugar de eso digo:

—Ah sí, Manu ¡Cuánto tiempo!

Y me despido deprisa, porque por megafonía anuncian que van a cerrar y tengo que comprar dos paquetes de pañales de la talla cuatro, dos, porque tengo dos hijos. Y un after shave natural porque hay cosas que cambian y ahora el alcohol de los after me da alergia.

Me voy pensando en que tal vez debo decirle a Sara lo de la alergia y que el médico me recomendó una analítica, porque cuando empezó también me sentía agotado y que ya se sabe que los médicos si buscan encuentran y que no tengo buenas noticias, que el diagnóstico no es bueno.

Pero se lo diré más adelante, porque los gemelos aún son muy pequeños y la necesitan al cien por cien.

Ya estoy en la caja, me doy cuenta que he cogido pañales de la talla tres y un after shave con alcohol y es demasiado tarde para volver. Porque están cerrando, porque me encontraría otra vez con Ellos y porque Sara se impacientaría aún más.

“Estimados clientes, en breves instantes procedemos al cierre del centro. Gracias por su visita”

La voz de la megafonía consigue relajarme. Es tan equilibrada, tan centrada, que hace que parezca que todo está en su sitio.


domingo, 29 de mayo de 2022

"HACIA ADELANTE" accésit 7º concurso de relatos 100 palabras en un metro de "Metro Málaga"

 




"HACIA ADELANTE"



Este micro ha recibido un accésit en el 7º concurso de relatos de Metro Málaga y Taller Paréntesis. El lema era "por fin vuelvo a ser yo". Los relatos ganadores junto con los accésit, serán expuestos en las estaciones de metro de Málaga.

sábado, 25 de diciembre de 2021

"EL HALLAZGO" publicado en la edición nº 13 de "CONTAMOS LA NAVIDAD" titulada: FIESTA


Esta maravilla de portada ha sido realizada por la prestigiosa ilustradora: Rosana Largo.

***


Mi relato va acompañado de la siguiente ilustración realizada por Ana Díaz, me encanta, vaya mi gratitud para ella, desde aquí:



"EL HALLAZGO"

De un tiempo a esta parte la abuela está rara. Ella, que siempre sabe dónde
está todo, extravía las cosas y ha empezado a hablar con el abuelo como si
estuviera vivo. Le dice que se tome las pastillas. Que se abrigue. Le riñe por
comer demasiado y por las tardes, sentada frente al sofá orejero que usaba él,
desgrana recuerdos mientras le teje una bufanda interminable con restos de
lana y nostalgia. Las dimensiones de la prenda crecen y aún no se adivina el
vacío en la cesta. Pero mejor así, qué más da —dice mamá— mientras esté
ocupada… Así que no la sacamos de su ensoñación no vuelva a llorarlo
llenando de ruiditos y humedad toda la casa, como hizo cuando nos dejó.
Lo que todos deseamos es que sea feliz, aunque para ello la bufanda tenga
que medir tres metros y el sitio del abuelo sea intocable. Por eso lo dejamos
estar. Hasta que ha pasado algo más serio.
Ella es la encargada de montar la Navidad en casa. Sacar el árbol. Comprar los
adornos. Colocar el belén con un niño que renueva en cada celebración.
Confeccionar los menús y la lista de invitados, haciendo todo lo posible para
que en la mesa haya un número par de comensales. Porque es otra de sus
obsesiones, respeta toda clase de supersticiones y ritos, por eso nos preocupa
el momento del beso debajo del muérdago, tememos que se dé cuenta de que
el abuelo no está y empiece otra vez con su llantina, ahora que ya hemos
cambiado la moqueta y la ropa de cama que su abundante llanto estropeó.
Pero por desgracia no ocurrió nada de eso. Llegó el veinticuatro de diciembre y
la mesa no estaba engalanada con el mantel de lino bordado en rojo y oro,
sobre ella no había ningún pavo relleno y la cubertería de las fiestas, la buena,
no lucía en la mesa ni para un número par ni impar de comensales. No
recibimos tampoco las visitas de los tíos ni de los primos. Quizá, como se
acuesta cada vez más pronto, se olvidó. Mañana será diferente —la
disculpamos—. Pero el día de Navidad seguía igual, reprendiendo al abuelo
por nimiedades mientras preparaba el desayuno. En Nochevieja no estrenamos
ropa interior roja ni hubo brindis con champán, con la decepción nos fuimos a la
cama sin esperar a las campanadas.
Estábamos consternados. Raros. Sin atrevernos a mirarnos directamente a los
ojos. Como si todos tuviésemos un poco de culpa por lo que estaba pasando.
Mamá se distraía buscando en su libro de cocina recetas navideñas sin dejar
de suspirar, agobiada porque no encontraba ninguna, asegurando que habían
desaparecido de su recetario.

Papá jugaba con los gemelos que, malhumorados, renegaban de sus juguetes
como si presintieran que era el momento de recibir unos nuevos.
Fue eso lo que me hizo reaccionar. No podía privar a mis hermanos pequeños
de la ilusión. Así que, siguiendo un impulso, entré al cuarto de la abuela
mientras ella trenzaba colores con fruición, concentrada en el toc-toc del
choque de las agujas, ajena a todo lo demás.
Miré debajo de la cama. En el altillo. Entre sus batas y sus zapatillas de felpa…
¿Qué esperaba encontrar? Desanimado empecé a inspeccionar los numerosos
compartimentos de la cómoda. Fue allí donde la hallé, en el último cajón,
apelotonada entre sus pañuelos, rodeada de bolas de alcanfor. Allí, muy
quieta, estaba nuestra Navidad. La tomé con cuidado y se la llevé a mamá que
siempre sabe qué hacer con todo lo que se estropea y, aunque estaba un poco
maltrecha y olía un poco fuerte, fue tomar contacto con el aire y empezamos a
notar cambios. Las recetas volvieron al libro de cocina, por la ventana que da al
patio de luces se colaron acordes de villancicos y los gemelos empezaron a
hablar a la vez, exigiendo a coro lápiz y papel para escribir una carta con
destino a Oriente.
Desde la sala nos llegó la voz gruñona de la yaya reprendiento a su marido por
llevar puesta la bata, urgiéndole a ponerse el traje, que esas no son formas de
recibir el año nuevo.

Con este relato he participado en la edición nº 13 del proyecto CONTAMOS LA NAVIDAD.




Puede ser una imagen de 7 personas y al aire libre


Esta edición estuvo dedicada a la escritora leonesa Elena Santiago, la presentación del libro se realizó en el ILC y la prensa se hizo eco de ello. Fue muy emocionante recordar a una grande de las letras leonesas.



El proyecto es coordinado por José Ignacio García y ha sido destacado con el premio de reconocimiento cultural: "La armonía de las letras 2015"